viernes, 23 de mayo de 2014

Las Crónicas de la Línea del Cielo - parte 7

Nando se estaba peinando cuando uno de sus cabellos rubios cayó en su cuello. Lo tomó y recordó cuando lo tocó Camilo. Sonrió al recordarlo, pero luego volvió a estar preocupado. Había empezado desde el día que fue a la casa de Leukardo. Lo recordaba con toda claridad.

viernes, 16 de mayo de 2014

Las Crónicas de la Línea del Cielo - parte 6

Mauro Fherro llegó el viernes por la mañana en una extravagante Hummer luego del mensaje que le envió Saris para citarlo con una oferta sobre la hacienda de El Edén. Con él llegó Jijo y ambos vestían ropa muy costosa. Como siempre, Esteban estaba tomando el sol en la entrada de la casa.
-       Bienvenidos a la Línea del Cielo. Usted debe ser Mauricio…
-       En realidad es Mauro. Llámeme así.
-       Y usted, joven, ¿quién es? – le preguntó Esteban a Jijo, quien estaba palido – Parece que estuviera enfermo.
-       Soy Jonny, y su casa es muy bonita, tal vez deberíamos hablar más tarde sobre ella.
-       No hay mucho que contar. Me la regaló uno de mis nietos antes de desaparecer, hace casi cinco años.
-       De seguro ha tenido una buena razón para hacerlo.

lunes, 14 de abril de 2014

Las Crónicas de la Línea del Cielo - parte 5

Cristian estaba sentado en un diván leyendo en la habitación de costura que había condicionado Esteban para pasar el tiempo. Inspirado en su novela romántica esperaba que entrara un príncipe azul que lo rescatara, aunque no sabía exactamente de qué. De pronto entró Ryan a la habitación, y se quedó viendo por unos segundos.

viernes, 11 de abril de 2014

El secreto del señor Montana - parte 9 (final)

Casi veinticuatro horas habían pasado desde que Natalia había entrado al Hospital de  la Vera Cruz y casi seis desde que empezó a pensar que su padre había cambiado tras ganarse la lotería. Todo había sucedido tan rápido. Y Natalia apenas lo recordaba, pero al menos lo recordaba mejor que sus hermanas envueltas por los lujos y la comodidad; lo recordaba mejor que sus padres, que siempre renegaban de su pasado pobre; lo recordaba mejor que su tía Rosa, que sólo hablaba mal de su cuñado, que nunca podría aceptar.