martes, 26 de abril de 2016

¡Mil disculpas!

He tenido abandonado mi blog un buen rato y, por extensión, a mis queridos lectores. No ha sido por que haya querido. Ahora que soy un adulto trabajo, me mudé y vivo sin mis padres, casi ni tengo tiempo para escribir.

Entre mis planes está regresar al gimnasio, aprender a conducir, perfeccionar el francés y ganarme la lotería, que sumado a las clases diarias de cocina al preparar la cena y el desayuno, arreglar la casa y ver las geniales series de Netflix, pues parece que tengo que dejar de dormir 20 horas extender el tiempo o aprender a escribir de pie en Transmilenio.

Hace poco terminé mi último cuento: 'El Cuerpo de San Martín' (que pueden leer en mi Facebook), pasé los 45 mil trinos, y pronto empezaré con 'El viaje del lobo', que pretende mostrar los orígenes del reino de Sabernal, una mirada más extensa a los misteriosos selsuicas, y en esta ocasión dedicado a varios compañeros de trabajo y a la comunidad que me abrazó desde hace más de un año y que cambió por completo mi visión de la amistad, el compañerismo y muchas cosas más: la Ciudad de Osos.

En este momento he sacado unos minutos de tiempo (antes de programar algunos trinos y perfilar propuestas para la página web) para que se enteren por qué abandoné el blog, por un rato, y de nuevo pedir disculpas por esta crueldad.

Agradezco su paciencia y sus comentarios,

Atentamente,

El autor.

Posdata: Les dejo gifs de gatos.




viernes, 21 de agosto de 2015

La Casa de más de Cuatro Pisos - Parte 27

En el universo paralelo, Tatiana se dispone a preguntar sobre su esposo con una fotografía recortada, pero no hay nadie en la calle. Leini le pregunta sobre la fotografía.
- Sucede que una vez nos tomamos una foto los dos, y cuando me separe de Germanio, él la recortó, y luego, al reconciliarnos, yo me quede con la parte donde esta él, y él con la parte donde estoy yo.
- Es interesante – dice David – pero ¿dónde estarán todos? Es mediodía.

viernes, 14 de agosto de 2015

La Casa de más de Cuatro Pisos - Parte 26

Miguelángel está melancólico al recordar su hermano, diciéndole a David que no lo recuerda mucho, apenas en algunos episodios, como cuando era niño o cuando murió en la explosión del tren de los cien vagones y nunca apareció su cuerpo, aunque admite que todo es confuso y borroso, así que le pide a David que digite una fecha. Diana despierta y Miguelángel la obliga a tocar la puerta. El remolino azul aparece, él entra y Diana se desmaya. La puerta se cierra otra vez.

viernes, 7 de agosto de 2015

La Casa de más de Cuatro Pisos - Parte 25

En Marte, Paolina sigue las instrucciones de la Reina y algunos zombis se levantan. El zombi de Yuriana B se le acerca a ella y en ese transcurso se va transformando en una persona común y corriente hasta quedar tan radiante como cuando estaba viva y dice: “He renacido yo, Alfa, semidiosa del agua”.